Selecciona categoría

Cuando descubrimos que tenemos intolerancia a la fructosa, pensamos en cómo vamos a obtener las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita.

Las vitaminas son sustancias orgánicas que se encuentran en frutas, verduras y otros alimentos, indispensables para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

Necesitamos 13 tipos de vitaminas, que son la A, C, D, E, K  y del tipo B (B1- tiamina, B2-riboflavina, B3-niacina, B5-ácido pantoténico, B6-piridoxina, B8- biotina, B9-ácido fólico y B12-cianocobalamina).

Una de las vitaminas que podemos recibir en verano de manera natural, es la vitamina D, que es indispensable para nuestros huesos; la obtenemos directamente de la exposición al sol. Lo recomendado son unos 20 minutos al día.

El problema es que gran parte de frutas y verduras las tenemos prohibidas, por causarnos diversos malestares.

Sin embargo, algunas verduras suelen ser tolerables por nuestro organismo, como puede ser el calabacín, acelgas, espinaca, brócoli o coliflor, entre otras. Como siempre, recalcamos la necesidad de hacer prueba-error, ya que no todos los organismos son iguales ni toleramos todas las verduras ni las mismas cantidades.

Entre las frutas más tolerables (que es lo más complicado) se encuentra la papaya, el aguacate, el limón, la piña, el plátano, las fresas, las moras y el coco. Las frutas, al contener mayor concentración de fructosa, suelen ser los alimentos que peor nos sientan.

En sinfructosa contamos con el suplemento vitamínico FILIMULTIN, que nos aporta aquellas vitaminas que no obtenemos por dejar de consumir ciertas frutas o verduras.  Es un suplemento que nos será de gran ayuda y que ha sido elaborado especialmente para intolerantes a la fructosa, lactosa, sorbitol y/o gluten.